Actividad primaria: Conocemos un libro muy especial

Destinatarios: alumnos de la etapa de infantil.

Finalidad: seguramente la primera vez que nuestros alumnos ven, tocan, escuchan o sienten la Palabra de Dios sea en clase de religión.  Pensamos que debemos cuidar desde el principio el trato y el valor que le damos a la Biblia en el aula, de ahí esta actividad que pretende enseñar a nuestros alumnos a acoger el momento de la Palabra.

Objetivos:

  • Presentar La Biblia, como el libro por el que nos habla Dios.
  • Fomentar la admiración y el cuidado del libro que contiene la Palabra de Dios.
  • Familiarizarse con algunos relatos de la Biblia.

Duración: Una sesión, pero que debe continuarse durante todo el curso, y si se puede, durante toda la etapa de infantil.

Desarrollo:

Introducción: La asamblea comienza en un espacio especial.  Hoy el maestro no se sitúa en el rincón habitual donde se suele desarrollar la asamblea al comenzar la clase, sino en el rincón de la Biblioteca.  Los niños, extrañados preguntarán por qué, la respuesta es que hoy van a conocer algo especial.

Todos sentados en el rincón de la Biblioteca.  El maestro les pregunta si les gusta leer, qué libros les gustan (animales, con muchos dibujos, que tengan juegos, que hablen de princesas…), etc.  Pues hoy van a conocer un libro muy muy especial.

El maestro enseña una Biblia grande y bonita (la mayoría de editoriales presentan unas Biblias adaptadas en lenguaje y coloridos a los niños de edad temprana).   Y prepara de la siguiente manera el espacio donde va a colocarla: extiende una tela muy bonita de colorines que brille (la idea es captar su atención) en medio de la asamblea, sobre ella un atril de madera con la Biblia.

“¿Os gusta?”, pregunta el maestro.   La mayoría de niños reaccionará diciendo ¡qué bonita! Y querrán enseguida cogerla y tocarla.  Hay que dejar acercarse despacito a los que quieran (si son muchos, de dos en dos), mirarla de cerca y pasar algunas hojas.  Se fijan en los colores, se dan cuenta de que es un libro muy gordo, y el maestro puede aprovechar para ir respondiendo a las primeras preguntas que surgen de la curiosidad innata de los niños.

Actividades: Despertada la curiosidad y todos los niños sentados alrededor del atril con la Biblia, el maestro prosigue con la exposición: “¿Alguien sabe por qué es tan especial?”.  Los niños irán interviniendo en diálogo con el maestro ante la pregunta planteada, se trata de que entre todos vayan apareciendo las siguientes cinco claves.

  1. Porque es un libro con miles de historias, de los más largos que existen.
  2. Porque estas historias son historias de Dios: de lo que hizo, de lo que nos quiere, de lo que quiere que hagamos…
  3. Porque hay que leerlo muy despacito, no se puede leer de una tacada. Si queremos conocer más a Dios y al niño Jesús, tenemos que leer despacito-despacito.
  4. Porque lo leeremos siempre juntos.  Los demás libros de la Biblioteca podemos leerlos solos, pero éste no.  Las historias de Dios se leen siempre juntos, alrededor del libro.
  5. Porque cuando se lee la Biblia hay que estar en silencio.  Si es un libro para leer juntos, tendremos que estar muy calladitos para poder oír las historias de Dios.

Cada una de estas características es acompañada  de un dibujito plastificado que las ejemplifica y que puede pegarse con masilla adhesiva al atril. Los dibujos pueden ser los siguientes:

      

Para acabar leeremos alguna historia de la Biblia.  Por ejemplo, la del Génesis, de cómo Dios creó el mundo.

 Actividades para ampliar:

  • Los dibujos plastificados que ejemplifican sus cualidades, pueden ser explicados por los niños.  Maestro: “Juan, ¿te acuerdas de qué quiere decir este dibujo?”  Alumno: “Que cuando se lee la Biblia hay que estar calladitos para escuchar bien las historias de Jesús”.a ampliar: En las próximas sesiones, el maestro tendrá que repetir este mismo itinerario cada vez que traiga la Biblia al aula.  Se pueden buscar nuevas fórmulas al tiempo que los niños se familiarizan con la Biblia.
  • Tras la lectura de un relato de la Biblia, puede ser representado entre varios niños, se pueden incluso disfrazar.
  • Representar con marionetas, muñecos o dibujos alguna historia que se lea en la Biblia.
  • Después de leer un relato bíblico, pintar de formas creativas la lámina que aparece en la Biblia (que previamente hemos calcado): con gomets si el dibujo es amplio, con plastilina, con pinturas de cera, rotuladores, témpera, etc.

Ejemplo de una de estas actividades: El maestro narra de la parábola del Buen Samaritano, y luego hace las siguientes preguntas: ¿Os ha gustado la historia?; ¿Os habéis puesto tristes o contentos?; ¿Cómo os habríais portado vosotros: como el samaritano o como el fariseo?; ¿Cómo debería portarme yo si quiero ser amigo de Jesús?; ¿Cómo os gusta que se porten con vosotros cuando os hacéis daño?

Después se muestran las láminas seriadas con la historia del Buen Samaritano:

  1. Los ladrones que asaltan al judío que iba en su burro y le dejan malherido
  2. El primer hombre, un judío muy rico (un fariseo), que pasa de largo
  3. El samaritano que se acerca compasivo y le cura
  4. El samaritano le lleva a una posada
  5. Le deja bien atendido, paga para que repose, y se va sin esperar que le den las gracias.

  

     

 Los niños describirán las imágenes, en las que el maestro ha de procurar que se centren en plantear los sentimientos que los personajes muestran en cada escena.  Aprovechará durante la dinámica de la descripción para inducir vivencias respecto al contenido.

Luego se puede hacer una actividad plástica en la que se dibujen escenas de la parábola.

Valoración de la actividad: Las claves que tendremos en cuenta a la hora de valorar-evaluar la actividad serán:

  1. La actitud de admiración y cuidado con la Biblia.
  2. El seguimiento y el interés en la rutina establecida.
  3. El reconocimiento de los personajes y relatos bíblicos trabajados.

Acerca de Isabel Gómez Villalba

Profesora de Religión en I.E.S. Miguel Catalán e I.E.S. Virgen del Pilar de Zaragoza. Coordinadora de la Comisión de Innovación Pedagógica de la Delegación Episcopal de Enseñanza de Zaragoza.
Galería | Esta entrada fue publicada en 8. Acoger la Palabra de Dios. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s