Introducción teórica

Por encima de todo cuidado, guarda tu corazón. Porque de él brotan las fuentes de la vida. (Prov 4,23)

 Vivimos en un mundo volcado hacia la experiencia cuantitativa, en el que se valora más la cantidad de vivencias que la calidad o intensidad significativa de las mismas. Rodeados de unos estímulos externos, cada vez más seductores y poderosos, nos dejamos llevar frecuentemente por la dispersión y la banalidad. Este exceso de estímulos, la ausencia de silencio y los ritmos vertiginosos de nuestras vidas impiden la escucha y el diálogo interior. Pero, simultáneamente, estamos asistiendo a la emergencia social de movimientos y formas de vida que inician caminos de búsqueda espiritual y de interioridad. Desde hace años van apareciendo diversas ofertas de atención a estas dimensiones de la persona. Son itinerarios de profundización que parten de distintos contextos: desde algunas corrientes psicológicas y terapias alternativas, desde las prácticas orientales y desde el redescubrimiento de la tradición cristiana.

Ante esta situación, el reto del profesor de Religión “está en entrar como San Pablo en el areópago de Atenas y saber reconocer las brechas que conducen hacia el Dios desconocido (Hech 17, 22-28), tratando de ofrecer pautas, instrumentos para que cada cual, desde donde esté, pueda recorrer el camino que le conduzca hacia una Interioridad lúcida y transformadora[1] Tenemos que prepararnos para ser capaces de identificar dónde se encuentra cada alumno, cada grupo para, desde donde están, ayudarles a ir dando pasos, consolidando prácticas, procesos y aperturas. Debemos hacer de la Clase de Religión un espacio de transformación y no sólo de información. Con otras palabras, que encontremos los medios para que seamos capaces de hacer llegar la información de la cabeza al corazón. Para ello habrá que buscar un proceso de interiorización significativo y asequible a nuestros alumnos.

No pretendemos, con esta propuesta, iniciar otra línea de trabajo, ni añadir nuevos recursos a un mundo ya tan saturado como el de la educación. Si no que, más bien, compartimos el planteamiento de obrar “a partir de lo que hacemos pero con un hacer diferente”[2], con otro tipo de ritmos, generando espacios y tiempos de silencio que permitan a nuestros alumnos asimilar e interiorizar las impresiones, las informaciones, los impactos que reciben para que no se pierdan en el olvido.

El fundamento y desarrollo de esta propuesta emana de la propia antropología cristiana. Hacer accesible esta visión del ser humano a los alumnos de todas las edades ha sido siempre una tarea preferente para el profesor de Religión. Lo que proponemos es que no nos conformemos con hacer entender el concepto cristiano de persona, sino conseguir que este conocimiento se haga experiencia viva, primero en nosotros y después en nuestros alumnos.

Desde hace tiempo utilizamos esquemas de este tipo para presentar de manera sencilla la unidad armónica de las dimensiones constitutivas de la persona.  Este gráfico también nos permite ver las etapas del proceso de interiorización, que va desde la capa exterior (cuerpo) hacia lo más profundo, hacia “el núcleo más secreto y el sagrario del hombre, en el que éste se siente a solas con Dios” (GS, 16).

El espíritu del hombre –esa semilla de divinidad que hay oculta en él- no puede desvelarse ni despertarse por sí misma. Pero sí que es tarea suya prepararse para tal desvelamiento[3] Hay diferentes maneras de entender y acceder a la dimensión interior de las personas. La educación de la interioridad en la Clase de Religión se desarrolla desde la clave evangélica.

La nuestra es una doble tarea marcada por dos términos constitutivos de la acción educativa: educare y educere.[4]

  1. Educare (guiar, alimentar): Nuestro primer cometido es acompañar a nuestros alumnos en el recorrido hacia su interioridad, un camino al que no le faltan peligros y obstáculos. “Al final, nosotros nos detendremos justamente en el umbral que da paso al Debir –Santo de los Santos, lugar oculto donde mora Dios-, porque el adentramiento en ese lugar interior es pura gracia, don de Dios. Sin embargo, hasta ese momento, podemos ayudar a generar las condiciones interiores que posibiliten la experiencia de Dios, objetivo último de la educación de la interioridad[5].
  2. Educere (hacer salir, sacar de dentro): La educación de la interioridad no es un fin que se agota en sí mismo, sino que tiene una proyección y un desarrollo exterior. Con esta acción educativa de atención a la interioridad, aportamos las condiciones para que los chicos y chicas, que vienen a nuestras clases, sean capaces de vivirse cada vez más en coherencia con su propio ser, impidiendo así que sus vidas sean dominadas por dinamismos inconscientes. Les ayuda a descubrir sus recursos interiores, su potencial, y así ofrecer lo mejor de sí mismos a los demás. Toda educación de la interioridad ha de favorecer que se desplieguen capacidades desconocidas y bloqueadas, que conducen al compromiso social. “Compromiso que brota espontáneo en cuanto la persona conecta con ese ‘núcleo profundo’ de su identidad, precisamente porque ese núcleo es ‘donación’.”[6]

Esta doble tarea representa, acompaña y educa el movimiento y respiración vital de todo ser, que consiste en reconcentrarse para irradiar[7]Atender a nuestro interior es estar en contacto con nuestro propio centro, nuestro eje vital y punto nutricio. Es un despertar y descubrir que todos tenemos un tesoro, un potencial y una fuerza interior para gestionar positivamente las situaciones de la vida. “Pero este tesoro lo llevamos en vasijas de barro, para que todos vean que una fuerza tan extraordinaria procede de Dios y no de nosotros” (2 Cor 4,7). Es, además, la respuesta a una necesidad fundamental que todos los seres humanos tenemos: el conocimiento personal. Este conocimiento nos faculta para escucharnos, integrando nuestras luces y nuestras sombras; para escuchar la Naturaleza, viviéndola y respetándola; para escuchar a los demás, acogiéndoles en nuestro ser; y para desarrollar, a través de este camino de tres direcciones, nuestra sensibilidad hacia el Misterio, entendiéndolo como elemento fundante.

La atención al mundo interior de los alumnos es necesaria conducirla desde muchos ámbitos y desde todas las áreas, en este contexto es donde ubicamos las iniciativas pedagógicas que proponemos para desarrollar esta dimensión de la persona, en la Clase de Religión.

El primer paso para llevar a cabo la práctica de la interioridad es la propia formación del profesor, para que tome conciencia de su propia interioridad y sea capaz de hacer algo que lleva y le sale del corazón.

El segundo, es establecer tiempos y espacios para llevarla a cabo. Lo ideal sería que éste fuese un objetivo compartido por la mayoría de la comunidad educativa de los centros -en muchos colegios católicos ya comienza a serlo- para que no se identificase el trabajo en interioridad con tan sólo un profesor o una asignatura. Pero la realidad de los centros es muy variada y no siempre es sensible a estos procesos de interioridad. Aún así, aunque la nuestra sea una iniciativa minoritaria, casi individual, merece la pena lanzarse a la aventura y llegar a crear hábitos diarios de silenciamiento, así como propiciar un espacio especial de recogimiento que facilite el acceso a la interioridad.

El tercer paso es implementar métodos de silenciamiento que permitan a nuestros alumnos alcanzar ese silencio que unifica y regenera su ser. Para alcanzar el silencio exterior e interior encontramos algunas técnicas de relajación, de respiración, de consciencia corporal, de educación de los sentidos (imágenes, música, mantras) y el gran recurso de los textos sagrados.

El cuarto paso es ritualizar los hábitos de interiorización anteriores y animar a que nuestros alumnos los introduzcan en sus vidas cotidianas. Experimentarán que este proceso puede llegar a transformar sus vidas.

______________

[1] MELLONI, X.: “Búsqueda de interioridad”, artículo en Misión Joven Digital.
[2] YLLA, L. y colaboradores: Puertas abiertasPor una pedagogía de la interioridad en la escuela. Pág. 23. Documento que recoge las inquietudes y reflexiones de aquellos que participaron en el Seminario sobre Pedagogía de la Interioridad, que organizó Cristianisme i Justicia, el Casal Espinal-La Cova de Manresa y Jesuïtes-Educació.  Nos acerca el sentido, la fundamentación y los elementos básicos de una “pedagogía del mundo interior en la escuela”,
[3] MELLONI, X.: La mistagogía de los ejercicios. Mensajero-Salterrae, Col. Manresa nº 24, Santander Bilbao, 2001, Pág. 100.
[4] En este sentido, la escuela complementa, en un claro paralelismo, la labor de la familia, que no es otro que ofrecer a sus miembros “nido” (identidad, protección y alimento) y “alas” (socialización).
[5] ANDRÉS, E.: “La educación de la interioridad: un proceso de desvelamiento”. 
[6] MARTÍNEZ LOZANO, E.: “Crecimiento personal y compromiso social
[7] Javier Melloni recoge estas palabras de Unamuno en “Búsqueda de Interioridad”. Artículo en Misión Joven Digital: “Reconcéntrate para irradiar. Déjate llenar para que reboses luego, conservando el manantial. Recógete en ti mismo para mejor darte a los demás, todo entero e indiviso. ‘Doy cuanto tengo’, dice el generoso. ‘Doy cuanto soy’, dice el héroe. ‘Me doy a mí mismo’, dice el santo; di tú con él al darte: ‘Doy conmigo el universo entero’. Para ello tienes que hacerte universo, buscando dentro de ti.”
 

Acerca de Isabel Gómez Villalba

Profesora de Religión en I.E.S. Miguel Catalán e I.E.S. Virgen del Pilar de Zaragoza. Coordinadora de la Comisión de Innovación Pedagógica de la Delegación Episcopal de Enseñanza de Zaragoza.
Galería | Esta entrada fue publicada en 1. Atender a tu interior para escuchar. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Introducción teórica

  1. María Eugenia Vivanco Carmona. dijo:

    Me alegro haber encontrado una fuente tan importante para prepar sesiones de religión y por toda la información que brindan mil gracias,María Eugenia

  2. AL FIN ESCONTRE INTELIGENCIA ESPIRITUAL !!! DE GRAN UTILIDAD PARA MI FORMACION COMO CATEQUISTA , MUCHAS GRACIAS !!! Silvana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s