Actividad: Silencios que hablan

Destinatarios: 4º de Educación Primaria.

Finalidad: Integrar la experiencia silente en el proceso educativo ayuda a contemplar el silencio como instrumento de comunicación y experiencia fundamental del ser humano. Aprender a escuchar es todo un proceso. Lo que pretendemos con esta actividad es orientar  a nuestro alumnado en este camino para que aprenda a escuchar a los demás, para comprenderlos mejor. Escuchar a los demás constituye uno de los actos más expresivos de acogida. Con esta actividad se trabaja el silencio “desde fuera”: muestra a los alumnos el modelo cristiano de cómo la reflexión y el silencio interior puede enriquecer su percepción de sí mismos y ayudarles a llegar al autoconocimiento crítico.

Objetivos:

  1. Identificar los momentos de silencio en el relato de “La mujer pecadora”
  2. Señalar en qué momentos aparecen.
  3. Interpretar su significado.

Documento: El relato de “La mujer pecadora” (Jn 8, 1-11).

En aquel tiempo, 1 Jesús se retiró al monte de los Olivos. Al amanecer se presentó de nuevo en el templo y todo el pueblo acudía a él, y, sentándose, les enseñaba.
        Los letrados y los fariseos le traen una mujer sorprendida en adulterio, y, colocándola en medio, le dijeron:
– Maestro, esta mujer ha sido sorprendida en flagrante adulterio. La ley de Moisés nos manda apedrear a las adúlteras: tú, ¿qué dices?
        Le preguntaban esto para comprometerlo y poder acusarlo.
        Pero Jesús, inclinándose, escribía con el dedo en el suelo.
        Como insistían en preguntarle, se incorporó y les dijo:
– El que esté sin pecado, que le tire la primera piedra.
        E, inclinándose otra vez, siguió escribiendo.
        Ellos, al oírlo, se fueron escabullendo uno a uno, empezando por los más viejos, hasta el último.
        Y quedó solo Jesús, y la mujer en medio, de pie.
        10 Jesús se incorporó y le preguntó:
– Mujer, ¿dónde están tus acusadores?, ¿ninguno te ha condenado?
        11 Ella contestó:
– Ninguno, Señor.
        Jesús dijo:
– Tampoco yo te condeno. Anda, y en adelante no peques más.

Duración: 2 sesiones de 45 minutos.

Desarrollo:

  1. Introducción: Proponemos a nuestros alumnos la lectura atenta del relato de la mujer pecadora.
  2. Explicación:
    • En este relato vemos cómo los fariseos y escribas presentan ante Jesús a una mujer sorprendida en adulterio. La ley judía determina que debe morir apedreada, pero los fariseos desean tentar a Jesús con una trampa: si Jesús dice que no hay que apedrearla, podrán acusarlo de no cumplir la Ley de Moisés; si, por el contrario, manda apedrearla, entonces iría contra sus propias enseñanzas basadas en el amor y el perdón.
    • Es, entonces, cuando encontramos el primer silencio: el de Jesús, que no responde de inmediato a los fariseos y maestros de la Ley acerca del destino que debe aguardar a la mujer pecadora. Jesús garabatea escribiendo con el dedo en la tierra y provocando la insistencia de los fariseos. Pero ellos no ven esa “respuesta” que Jesús les da en ese silencio, y que es una invitación a reflexionar sobre lo que han pedido y sobre ellos mismos. Jesús sí que les ha respondido, pero ellos no han sabido “escuchar” ese silencio. Entonces Jesús les da una respuesta oral equivalente al significado del primer silencio: “El que de vosotros no tenga pecado, que tire la primera piedra”.
    • Aquí encontramos el segundo silencio: el silencio de los “acusadores”: el silencio que clama. Las palabras han sido innecesarias. El silencio ha sido muy revelador, ha “hablado” y ha mostrado la reflexión de cada uno, su propia interioridad y autocrítica que no les ha permitido juzgar a la mujer pecadora. Con ese silencio todos se reconocen como pecadores y abandonan el lugar, empezando por los más ancianos: allí no queda nadie más que Jesús y la pecadora.
    • También podemos hablar del silencio de la mujer pecadora, que no se defiende y que permanece callada, escuchando a Jesús y “escuchando” el silencio de sus acusadores. Silencio que la invita al arrepentimiento y a la conversión.
  3. Ejercicio 1: Tras la exposición anterior, proponemos a los alumnos las siguientes preguntas para contestar en el cuaderno de forma individual:
    • ¿Qué crees que pensó Jesús cuando le trajeron a la mujer pecadora y le pidieron que tomara una decisión?
    • ¿Por qué piensas que se quedó en silencio y tardó a contestarles?
    • ¿Qué crees que pensaron los fariseos al escuchar la frase “Quien no tenga pecado que tire la primera piedra”?
    • ¿Por qué piensas que se marcharon todos?
    • ¿Por qué crees que se fueron antes los más ancianos?
    • ¿Por qué permaneció en silencio la mujer pecadora?
    • ¿Hubo un “diálogo silencioso”? … ¿por qué?
  4. Ejercicio 2: Puesta en común del ejercicio anterior. Orientaremos el debate sobre cómo se puede identificar y describir el silencio.
  5. Conclusión: Para cerrar la actividad y proponer una aplicación personal de lo aprendido lanzamos las siguientes preguntas a modo de reflexión final:
    • ¿En qué momentos de nuestra vida sería apropiado guardar silencio?
    • ¿Crees que el silencio ayuda a aprender a escuchar?

Valoración de la actividad: Las claves que tendremos en cuenta a la hora de valorar-evaluar la actividad será:

  1. El grado de conciencia o reflexión que hayan tenido los alumnos sobre la experiencia del silencio en este relato.
  2. La profundidad de sus respuestas individuales.
  3. Su actitud a la hora de escuchar en silencio las reflexiones de los demás, intentar comprenderlas y participar acorde a las opiniones vertidas durante el debate. Lo importante de la actividad no es la brillantez de las respuestas de nuestros alumnos, sino el propio proceso reflexivo-meditativo que han experimentado al calor de un silencio interior puramente creativo.

Acerca de Isabel Gómez Villalba

Profesora de Religión en I.E.S. Miguel Catalán e I.E.S. Virgen del Pilar de Zaragoza. Coordinadora de la Comisión de Innovación Pedagógica de la Delegación Episcopal de Enseñanza de Zaragoza.
Galería | Esta entrada fue publicada en 1. Atender a tu interior para escuchar. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s